«Eso es imposible». Dar la espalda a la innovación.

Avatar

Es desalentador comprobar cómo algunos no aprenden del pasado y siguen anclados en el inmovilismo y el status quo. «Esto es imposible» o «Esto nunca sucederá en mi sector» son expresiones que se siguen escuchando en un país como el nuestro donde la innovación no recibe el apoyo que necesita. Nunca veremos un coche autónomo; nunca dispondremos de energía gratuita; nunca comeremos carne artificial …

Cuántas disrupciones a gran escala se han producido en los últimos años?
Cuántas empresas han desaparecido porque no se adaptaron a una innovación?

SIN INNOVACIÓN NO HAY FUTURO.

Polaroid, Alta Vista, Kodak, Agfa Photo, Nokia, Blackberry, Blockbuster, Olivetti o Napster son sólo unos ejemplos. Todas ellas sucumbieron ante la aparición de innovaciones disruptivas y su incapacidad para gestionarlas. Y a pesar de todo, todavía hay directivos y empresas que se creen inmunes a la innovación. El problema es que la transformación digital imparable y cualquier día una innovación disruptiva las dejará fuera del mercado.

Un ejemplo: la biotecnología sin animales. Se trata de una innovación que podría hacer que las fábricas fueran algo del pasado, ahorrar miles de millones de litros de agua por año y reducir las emisiones de carbono de la producción de alimentos. ¿Imposible?

clean meat, un exemple d'innovació disruptiva.

Fotomontaje de «clean meat» de ternera. © Just.

El miedo a lo desconocido o a quedar en evidencia ante un cambio, a menudo paraliza y asusta. Pero no hay más remedio que hacerle frente y adoptar medidas ante las tecnologías que pueden convertirse en un peligro o las que ya lo son. Además, toda empresa debería tener una estrategia de innovación como parte de su modelo de negocio; una estrategia que utilice la innovación para potenciar su valor diferencial con el apoyo de la digitalización.

Dar la espalda a la innovación para ahorrar costes, es como detener el reloj para ahorrar tiempo.

Veamos otros ejemplos. Las tecnologías de reconocimiento de voz (como Siri) pueden hacer que los teclados hagan compañía vende bien los discos flexibles o las impresoras matriciales de impacto. Las consolas, como la PSX o la Xbox, podrían ser sustituidas por potentes servidores en la red. Y qué decir de las impresoras 3D, la robótica o la IA, sus posibilidades y repercusiones son infinitas.

Els robots humanoides són una innovació de gran abast.

Robots humanoides bípedos de Pal Robotics.

SIEMPRE EN MOVIMIENTO ESTÁ EL FUTURO.

«Difícil de ver el futuro es»«Siempre en movimiento está el futuro». Se trata de dos frases famosas del maestro Yoda, de Star Wars. Ambas tienen aplicación en la empresa.

Fuera magnífico disponer de una bola para poder ver el futuro. Pero no es posible (por el momento). Pero lo que sí es posible es no anclarse en el pasado, en el inmovilismo y en el status quo. Porque en un entorno donde impresoras 3D construyen edificios capaces de soportar terremotos de magnitud 8, o un dron puerta pedidos de Amazon hasta la puerta de nuestra casa, la innovación no es una opción.

Tampoco hay que obsesionarse; mentes más brillantes no supieron ver el futuro. Napoleón tildó de estupidez la máquina de vapor aplicada a los barcos. Tomas Watson, fundador de IBM, dijo que «el mercado de ordenadores sólo será de unas cinco unidades anuales en todo el mundo«. No hace mucho, Steve Ballmer, presidente de Microsoft, aseguraba que «no hay ninguna opción de que el iPhone sea ningún cambio en el mercado«. La revista Wired dijo del iPad que «sólo es un iPhone gigante«.

INNOVACIÓN DISRUPTIVA.

Un ejemplo de innovación disruptiva a gran escala es la carne artificial o clean meat; sus repercusiones pueden ser enormes. Sin embargo, hay quien asegura que «nunca llegará al mercado». De hecho, la reacción de la industria alimentaria, ante el cambio tecnológico, ha sido la de oponerse; la consideran fake meat o carne falsa. Es decir, escepticismo y oposición frontal ante la innovación.

El problema es que empresarios como Bill Gates y Richard Branson están invirtiendo millones en esta tecnología. Por otra parte, Josh Tetrick, CEO de la empresa de carne limpia JUSTO, con sede en San Francisco, dice que las salchichas creadas en el laboratorio, los nuggets de pollo y el foie gras se podrían utilizar en Asia y EU antes de finales de 2018.

Dos fuerzas enfrentadas: la que impulsa una innovación tecnológica y la que se quiere mantener en su status quo actual. Algo parecido ocurre en otros sectores, donde la IA, la robótica, la impresión 3D o la nanotecnología aportan innovaciones muy importantes en muchos niveles. Es un hecho; y dar la espalda a la innovación es un gran error.

PREPARADOS PARA LA INNOVACIÓN.

El futuro cada vez está más cerca. Y las innovaciones tecnológicas hacen evolucionar nuestra sociedad y las organizaciones a una velocidad de vértigo. es la sociedad del gigabit, un terreno donde las reglas del juego no tienen nada que ver con las siglo XX. Ahora es posible innovar con pocos recursos y producir una desintermediación capaz de acortar la cadena de valor y reducir los costes de producción.

El McKinsey Global Institute estima que el 30% de las tareas de la mayor parte de los empleos o puestos de trabajo son repetitivos y se pueden automatizar mediante robots.

El futuro de cualquier empresa depende de aplicar estrategias para anticipar los cambios; también conviene disponer de alertas tempranas y vislumbrar nuevos escenarios competitivos antes que la competencia. Hay que cambiar antes de que todo cambie y nuestros procesos y modelo de negocio queden obsoletos.

Para innovar hay que olvidarse del pasado y de la forma tradicional en que se hicieron las cosas. Atrévete, pedido que pasaría si hicieras las cosas de otro modo. Prueba a adaptar algo que ya funcione en otro sector. Apple, por ejemplo, se atrevió a adaptar la tecnología multi táctil a pesar de la visión general era que «nunca se escribirá sobre una pantalla». iPhone y iPad demostraron lo contrario.

Generar innovación empresarial pasa por olvidarse de la forma tradicional de hacer las cosas.

En EIO estamos convencidos de que la transformación digital no es una opción. No en la sociedad del gigabit y la economía 2.0. Porque no estamos ante una era de cambios, es un cambio de era; la cuarta revolución industrial donde la innovación avanza a un ritmo sin precedentes. La digitalización está transformando la globalización y creando oportunidades para empresas y economías. Como consecuencia, la innovación es una obligación y una necesidad para cualquier empresa que quiera sobrevivir en un mundo que cambia de forma constante.

En EIO colaboramos con nuestros clientes en su transformación digital aportando tecnología y soluciones software de negocio. Llámenos, estaremos encantados de asesorarlo sin ningún compromiso.

En aquest web processem dades personals com, per exemple, les dades de navegació. Si segueix navegant pel nostre web, EIO i altres companyies seleccionades podran instal·lar cookies o accedir a informació no sensible del teu dispositiu amb l'objectiu de personalitzar continguts i elaborar estadístiques. Pots configurar les preferències de privacitat ara o en qualsevol moment accedint a la nostra política de privacitat. Més informació,

ACEPTAR
Aviso de cookies
Solucions CRMEcosistemes oberts: un equip de fórmula 1